Contexto Histórico

Historia breve de Acámbaro

Hermosa ciudad de la que pueden admirarse magníficas obras coloniales. Su nombre, de origen purembe que significa “Lugar de Magueyes“.

Acámbaro, (idioma purépecha. Akambarhu), es una ciudad del Estado de Guanajuato, México, cabecera del municipio del mismo nombre. Fue fundado por misioneros franciscanos en 1526. Se dedica principalmente a la agricultura y al comercio. Primera Villa en el Estado, Provinciana, Joya Arquitectónica.

Los primeros pobladores de la zona pertenecieron a la cultura de Chupícuaro, una de las más antiguas de Mesoamérica: su origen se remonta al horizonte preclásico superior de más de 1,200 años A.C. Con la llegada de los conquistadores europeos, un grupo de familias de españoles se asentó a un costado del Río Lerma, En esta región se han encontrado valiosas piezas arqueológicas de cerámica de increíble belleza, que ahora se exhiben en el museo local.

La ciudad fue fundada el 19 de septiembre de 1526 por el cacique Don Nicolás de San Luis Montañés, con el nombre de San Francisco de Acámbaro. Este registro le ha dado el título de la primera población en el estado de Guanajuato. Constituyendo la primera población española en territorio guanajuatense. Con la fundación de grupos de monjes Franciscanos iniciaron el proceso de las tribus existentes en la región. La evangelización, la llevaron a cabo frailes franciscanos, quienes además realizaron espléndidas construcciones.

En el siglo XVIII fue de prosperidad en Acámbaro. En esa época se construyeron importantes edificaciones religiosas y civiles.

Hermosos templos, puentes y casas particulares dejaron muestra de la arquitectura colonial en la ciudad.

Además se construyó la Presa Solís, en el corazón del asentamiento indígena prehispánico Chupícuaro y fue inaugurada en mayo de 1949 por el entonces presidente de la república, Lic. Miguel Alemán Valdez. Cabe mencionar que esta presa es la de mayor capacidad en el estado de Guanajuato.

En Acámbaro tuvo lugar un hecho glorioso. La guerra de Independencia de México, Al estar Don Miguel Hidalgo por segunda vez en ese lugar, el 22 de octubre de 1810 se efectuó una solemne ceremonia en la que se declaró a Acámbaro cuartel general del “Ejército Grande de América”. Al mismo tiempo que Hidalgo fue nombrado “Generalísimo de las Américas”. Ese mismo día, se realizó un desfile en el que participaron ochenta mil insurgentes, lo que demostró la magnitud de la obra realizada en un mes, ya que el 16 de septiembre de 1810 en Dolores se habían levantado en armas sólo 800 hombres, respondiendo al Grito de Dolores, y se levantaban en armas en contra de los Españoles en la ciudad de Dolores Hidalgo.

Templo de Guadalupe, a principios del siglo XX, tomada desde los portales que había sobre la calle Hidalgo.

Durante el Porfiriato, debido a su ubicación estratégica, Acámbaro fue clave en el desarrollo de la Infraestructura Ferrocarrilera en México. Acámbaro se convirtió en un nodo principal, centro mecánico y logístico de los Ferrocarriles Nacionales de México. Acámbaro, fue el único centro con instalaciones para reparar locomotoras en todo Latinoamérica, en el que incluso se construyeron locomotoras de vapor. En 1944 en su taller mecánico se construyó La Fidelita 296, máquina de vapor que es el símbolo de una época en la historia de la sociedad acambarense y se encuentra en exhibición en el patio del museo del Ferrocarril de Acámbaro.

La ciudad ha cobrado gran fama por la deliciosa panadería que es horneada a la usanza antigua.

El Municipio cuenta con más de 130 Monumentos Históricos y son considerados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como Joyas Arquitectónicas.

Acámbaro, escenario multicultural con iniciativa de grandes logros ante una sociedad dinámica que exige, ante un mundo globalizador, nuevos retos para estar a la vanguardia de los enfoques en la esfera mundial (social, cultural, educativo, tecnológico, científico y económico.